Miles de melillenses celebraron ayer el Aid El Kebir

Unos 2.500 melillenses participaron ayer en el rezo colectivo al aire libre con el que, tradicionalmente, se inicia el Aib El Kebir, la fiesta grande de la comunidad musulmana. Es un día de acción de gracias, perdón y convivencia, tal y como explicaba al terminar el rezo Amaruch Mohamedi, miembro de la Ejecutiva de la Comisión Islámica de Melilla, que este año percibía un descenso de asistentes por falta de corderos para sacrificar.

Con estos valores de fondo, que centraron el discurso del imán, la comunidad musulmana comenzaba el día rezando para después festejar en familia alrededor del cordero, animal que se sacrifica como hiciera Abraham o Ibrahim en sustitución de su hijo Isaac y en señal de obediencia y confianza en Dios.

El cordero es el centro de un banquete lleno de platos tradicionales preparados por las mujeres, mientras los hombres sacrifican la res. Este año, los musulmanes apenas han recurrido a los puntos de sacrificio habilitados por la Consejería de Presidencia y Salud Pública. En el matadero, se sacrificaron sólo nueve borregos y dos toros, y en las cuatro carpas repartidas por la ciudad, un total de once. Una cifra muy inferior al número de animales vendidos procedentes de la Península, unos 950 según datos oficiales.

Acerca del autor

También podría interesarle: