El Arma Submarina de la Armada: Tramontana S74 – Legado Militar

El Arma Submarina de la Armada Española nace con el Real Decreto de Su Majestad el Rey Alfonso XIII de 17 de febrero de 1915.

 

Está formada por profesionales, buques y dependencias, estructurados bajo un mando único dentro de una moderna organización que le permite cumplir las diversas misiones que le son asignadas en base a la directiva de Defensa Nacional.

 

Con más de un siglo de historia, este cuerpo de élite de nuestra armada guarda una estrecha relación con la vigilancia y defensa de Melilla. Ya en el año 1922, tras el desastre de Annual, una amplia zona de costa correspondiente a la Comandancia de Melilla quedó bajo control rifeño.

 

La presión sobre los Peñones de Vélez de la Gomera y Alhucemas, a tiro de fusil de la costa, era insoportable y hubo que recurrir a los submarinos para asistir a los Peñones y evacuar a la población civil.

 

Hacía doce años que Melilla no veía un submarino amarrado su puerto. Entonces fue un S-63 Marsopa, de la clase Delfín, justo unos días antes de darse de baja definitiva del servicio.

En esta ocasión hemos disfrutado en Melilla de la visita del S-74 tramontana, de la clase Galerna. Activo desde 1986, es uno de los tres submarinos con los que cuenta actualmente la Armada Española, el más moderno y junto con el Mistral los más activos.

En 2002, este buque de ingeniería francesa, participó en la operación de recuperación del islote Perejil y durante la guerra de Libia, en 2011, estuvo identificando embarcaciones sospechosas de transportar armas y mercenarios.

Sin duda, la anécdota más curiosa ocurrió en 1989 cuando en el Tramontana se rodó parte de la película ‘Navy Seals, comando especial’, en donde Charlie Sheen capitanea a un comando de élite que deberá recuperar unos peligrosos misiles en manos de un grupo terrorista.

Bajo el lema ‘Preparados para todo’ estos hombres y mujeres del Arma Submarina de la Armada Española son el relevo presente y futuro de esos genios de la talla de Cosme García, Narciso Monturiol e Isaac Peral que hicieron convirtieron en realidad esos enormes peces de metal que hasta entonces sólo habían surcado los mares de la imaginación.

También podría interesarle:

Este sitio usa cookies  para darte la mejor experiencia. De acuerdo haciendo clic en el botón 'Aceptar'.