La jornada electoral termina con al menos una detenida y varias investigaciones por presuntos delitos electorales

La delegada del Gobierno, Sabrina Moh, comparecía ayer a las diez de la noche para informar del transcurso de la jornada electoral, que no estuvo exenta de incidentes y que se cerró con, al menos, una detención. Es el caso de una mujer que portaba verios censos electorales y que, presuntamente, visitó varios domicilios durante el día. Otra mujer fue citada para declarar por llevar consigo 60 votos de una misma formación. Además, se han producido varias denuncias por el trasiego de taxis a colegios electorales.

El dispositivo policial se incrementó en unos 250 agentes, bastantes más que en el 28-A. En la Delegación del Gobierno, hubo 17 personas trabajando todo el día y otros 83 representantes de la Administración lo hicieron en los colegios electorales, donde a las seis de la tarde había votado el 45 por ciento del censo electoral. Dos de esos votos también se están investigando por duplicidad y corresponden a dos interventores que votaron en urna, pese a haberlo hecho ya por correo, según la delegada del Gobierno.

Como curiosidad propia del mes de Ramadán, la Administración contempló y permitió a los integrantes de las mesas electorales tener una deferencia con los miembros musulmanes para facilitarles la ruptura del ayuno. Según la delegada, el recuento se desarrolló, al menos en sus primeras horas, con normalidad.

Acerca del autor

También podría interesarle:

Este sitio usa cookies  para darte la mejor experiencia. De acuerdo haciendo clic en el botón 'Aceptar'.