Unas doscientas personas secundaron ayer la concentración de empresarios «por una frontera segura y fluida»

A las ocho y media de la tarde de ayer, frente a la Delegación del Gobierno, se dieron cita unas doscientas personas para protestar por la situación comercial y económica que atraviesa Melilla y, especialmente, por las consecuencias que tiene para el sector empresarial no tener «una frontera segura y fluida». El presidente de la Plataforma de Empresarios, Enrique Alcoba, se expresaba en estos términos, para después asegurar que, tras haber dado un margen razonable a la delegada del Gobierno -que sí les ha recibido cuando lo han solicitado, atendiendo peticiones como la ampliación de horarios y un carril más en el puesto fronterizo de Beni Enzar-, ha llegado el momento de reclamar en la calle «que no es suficiente» porque los potenciales clientes que vienen de Marruecos «siguen sin saber cuál es el protocolo» o requisito para tener garantizado su paso a la ciudad. Además, recuerda, la aduana comercial continúa cerrada desde que así lo decidió unilateralmente Marruecos el año pasado, sin que haya habido ningún avance político para revocar esta situación, ante la que piden «más contundencia del Gobierno nacional para defender los intereses de los españoles, en este caso, de los de Melilla».

 

Las ocho asociaciones empresariales a las que representa la plataforma exigen inversiones estatales importantes en la ciudad porque «aquí no se invierte casi nada», e infraestructuras cuyas obras no se eternicen, además de la reapertura de la frontera. «España tiene los mecanismos suficientes para apretar a Marruecos y obligar a abrir», advierte convencido de que en una relación de países vecinos y amigos, ambos están «condenados a entenderse». Cree que lo que falta es voluntad política y teme que la dificultad para formar Gobierno alargue mucho más esta situación.

 

El presidente de la Plataforma de Empresarios también ha señalado que no es una movilización con fines electoralistas, sino apolítica y recuerda que siempre se les ha acusado de tener este fin desde diferentes formaciones a las que advierte de que se manifiestan «cuando consideran oportuno» hacerlo y de que han dado un margen para convocar dos concentraciones, una antes de las elecciones generales de este domingo y otra después. Lo que les mueve, insiste, es disponer de una frontera «fluida y segura» y no sujeta a decisiones unilaterales de Marruecos sobre lo que sí y lo que no pasa por ella, en referencia a que no llega el turismo, pero sí «los menas, los problemas, la delincuencia y la inmigración».

Acerca del autor

También podría interesarle:

Este sitio usa cookies  para darte la mejor experiencia. De acuerdo haciendo clic en el botón 'Aceptar'.