CpM propone hacer valer y revisar los compromisos del Tratado de Buena Vecindad entre España y Marruecos para desbloquear Melilla

El candidato de Coalición por Melilla al Senado, Emilio Guerra, ha puesto hoy el énfasis en la necesidad de hacer valer en la ciudad autónoma el Tratado de Buena Vecindad y Cooperación que existe entre España y Marruecos, y que rige las relaciones que mantienen como países vecinos y aliados. Si es necesario, cree que se puede «revisar, modificar o, incluso, elaborarse un nuevo tratado para desbloquea» la situación que se ha generado con el cierre unilateral por parte de Marruecos de la aduana comercial.

En cuanto a la importancia de este documento para resolver el problema que atraviesa la economía local, Guerra recuerda que el tratado fue firmado en Rabat y data de 1991, aunque se publicó en el Boletín Oficial del Estado dos años después. En él se recogen algunos puntos por los que CpM cree que se pueden negociar aspectos concretos para ayudar a Melilla, que es parte del territorio español en el que debe aplicarse este tratado en los mismos términos que en el resto del país y empezar a arreglar los problemas fronterizos y comerciales que atraviesa la ciudad.

La Proposición No de Ley sobre este asunto que quieren elevar al Congreso de los Diputados en cuanto empiece la actividad parlamentaria de la nueva legislatura recoge también otros principios de este tratado como el respeto mutuo de la igualdad soberana, la integridad territorial y su independencia política. Uno de los puntos que también ha querido recordar es el apartado cinco de este tratado, el referente al arreglo de controversias, en el que dice que “se procurará, de buena fe y en el menor plazo posible, una solución conforme al derecho internacional con miras a obtener un resultado equitativo”, así como la cooperación a la que se comprometen para el desarrollo de sus mutuas potencialidades económicas. Lo que Coalición por Melilla propone es que España y Marruecos se sienten a hablar sobre sus relaciones fronterizas a la luz de todos estos compromisos que ambos tienen adquiridos de mutuo acuerdo.

Respecto a lo que se puede ofrecer en las negociaciones para ampliar este tratado y que Melilla tenga una cabida real e igualitaria, Guerra cree que hay nuevos horizontes por explorar apelando al propósito de ambos para “que se constituya un marco apropiado y desarrollar nuevas áreas de entendimiento y cooperación entre las partes”. Instan al Gobierno español a trabajar para que los pasos fronterizos mejoren a ambos lados, y a hacer valer el estatus europeo de Ceuta y Melilla en el Norte de Marruecos. Para Guerra, la situación de la aduana comercial es y debe afrontarse como una cuestión de Estado.

Acerca del autor

También podría interesarle:

Este sitio usa cookies  para darte la mejor experiencia. De acuerdo haciendo clic en el botón 'Aceptar'.