Las grandes empresas empiezan a recurrir a los ERTEs para hacer frente a la crisis

Decenas de miles de españoles se están viendo afectados por ERTEs desde que se decretó el estado de alarma. El Gobierno ha decidido agilizar el acceso esta herramienta para que las empresas puedan minimizar el impacto económico de la crisis sanitaria y sus empleados tengan garantizado su puesto al término de la misma. Estos Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, a los que ya han recurrido algunas grandes empresas nacionales, también están empezando a afectar a trabajadores melillenses, según indicó ayer la consejera de Hacienda, Empleo y Comercio de la Ciudad Autónoma.

 

Estos expedientes suponen un “parón” de la actividad laboral y la suspensión del sueldo durante el mismo por causas de fuerza mayor y sin límite temporal, aunque la relación contractual no se extingue, y el empleado no percibe indemnización, ni pierde antigüedad, mientras dure el cese. Estos ERTEs también se pueden traducir en reducciones de jornada, tienen que estar justificados por la situación extraordinaria de alerta sanitaria y necesitan la aprobación de la administración pública competente en el área de Trabajo.

 

Durante los mismos, los trabajadores, sin importar el tiempo cotizado, podrán cobrar la prestación por desempleo, y el paro que cobren durante la suspensión no se contabilizará a la hora de reconocerles futuras prestaciones.

Acerca del autor

También podría interesarle:

Este sitio usa cookies  para darte la mejor experiencia. De acuerdo haciendo clic en el botón 'Aceptar'.