El cierre de fronteras hace que los narcotraficantes lancen la droga a pequeña escala por encima del vallado

La Comandancia melillense de la Guardia Civil ha desvelado este jueves que, como consecuencia directa del cierre de las fronteras con Marruecos, las organizaciones especializadas en el tráfico de estupefacientes desde el vecino país han modificado su modus operandi en un intento por continuar con su actividad a menor pequeña escala. De hecho, el instituto armado ha intensificado los  controles en “zonas sensibles”, caso de la Carretera de Circunvalación, Horcas Coloradas, el Dique Sur y las inmediaciones de los puestos fronterizos.
Según la Guardia Civil, desde el comienzo del Estado de Alerta decretado por el Gobierno y el cierre de fronteras, han sido localizados junto al vallado varios paquetes de este tipo con un peso total de unos 5 kilogramos de hachís, “tráfico de drogas a menor escala y que tiene como potenciales compradores a jóvenes”.

 

 

 

 

MÁS DE 800 KILOS EN 2020.- El tráfico de drogas a todas las escalas constituye uno de los principales ejes de actuación de la Comandancia melillense y, en los poco menos de primeros 4 meses de 2020, funcionarios de la Benemérita han intervenido en Melilla unos 800 kilos de hachís, 1 kilogramo de cocaína y han tramitado hasta 120 denuncias por tenencia o consumo, según el caso, en lugares públicos.

Acerca del autor

También podría interesarle: