De Castro dice que, pese a la caída de contagios y de la presión hospitalaria, «no podemos bajar la guardia»

«Seguimos viviendo en una situación crítica por la pandemia y cualquier relajación puede pasar factura», ha dicho este sábado el presidente Eduardo de Castro, quien ha insistido en el transcurso de la comparecencia pública a través de Radio Televisión Melilla (RTVM) en que «no podemos bajar la guardia». En este sentido, ha hecho hincapié en que las normas de Sanidad Pública «no sirven para nada si no son cumplidas por los ciudadanos».

El consejero Mohamed Mohamed, por su parte, ha avanzado los datos de la estadística diaria del Sistema de Vigilancia Epidemiológica que cifran en 45 los nuevos contagios en las últimas 24 horas, 35 los curados y reflejan una “evidente mejoría en la presión hospitalaria”, especialmente en el caso de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Comarcal, que atiende en estos momentos a 8 pacientes COVID.

Se trata de datos que denotan un evidente cambio en la tendencia», ha reseñado el responsable de Salud Pública, quien ha puesto en valor que «las medidas implantadas están dando sus resultados» y, aunque Melilla ha dejado de estar en la cola de la estadística de contagios y casos positivos del conjunto del país, «esto no significa que nos podamos relajar», aunque sí permiten «flexibilizar medidas como la restricciones en la hostelería», que el lunes volverá a levantar la persiana con limitaciones, caso del uso únicamente de las terrazas con un máximo de 10 mesas y la prohibición de fumar. En ese sentido, Mohamed Mohamed ha destacado que el cumplimiento de la Orden estará controlado por una comisión especial conformada por técnicos de la Ciudad y miembros de la Asociación de Hosteleros y que la normativa vigente prevé sanciones de hasta 600.000 euros y el cierre por espacio de un mes de los locales.

Mohamed Mohand ha asistido por último en que «es fundamental asumir la responsabilidad individual de cada uno de los ciudadanos» y el cumplimiento de la normativa establecida en el objetivo común de reducir los contagios y aún más la presión hospitalaria.

 

 

*foto CAM

Acerca del autor

También podría interesarle: